Desde que la plataforma NETFLIX lanzara la aclamada serie “Stranger Things” mucho se ha comentado sobre su famosa cabecera basada en la tipografía ITC Benguiat creada por el prolífico diseñador Ed Benguiat. Con más de 600 tipos diseñados e infinidad de logotipos.

En este post quiero dar mi visión (personal, sin duda) de como esta tipografía me ha acompañado a lo largo de mi vida.

Podría tener unos 12 años, cuando aparecieron los novedosos libros “Elige tu propia aventura”, en ellos ya aparecía una versión light de la fuente en cuestión. 

Algunos años después la cartelera del Cine “Olimpia” de Linares, recuperó una serie de emblemáticas películas del gran director de cine “Alfred Hitchcock”. Se trataba de una reposición de sus títulos más aclamados: “La Ventana indiscreta”, “La Soga”, “El hombre que sabía demasiado”, y algunas otras. Tal era la pasión que teníamos por el cine del maestro del suspense, que con unos 15 años nos presentamos en la dirección del cine (recuerdo claramente la cara de la propietaria) para ver si nos podía dar alguno de los carteles. Tras algunas pegas, al final la señora accedió y durante muchos años el poster acabó pegado en la puerta de mi habitación. No era consciente que el encabezado del cartel “Lo Esencial de Hitchcock” estaba compuesto con nuestra querida ITC Benguiat.

Con la adolescencia llegó la afición por una lectura, digamos, “más adulta”. Cayeron en mis manos las primeras novelas de Stephen King. Según cuenta los diseñadores de la cabecera de la serie Imaginary Forces, estos libros y algunas cabeceras de filmes de la década de los 80, sirvieron de inspiración para la misma.

La verdad es que de estos libros me fascinaban sus portadas, eran enigmáticas, potentes, sugerentes.

Siempre fue un apasionado lector, y en mi casa, ocultas en las estanterías había libros de la Editorial Alianza; y esas portadas,  en innumerables ocasiones representaban un tabú, lo prohibido, el terror, el enigma. Mucho tiempo después, ya en mi etapa como diseñador, descubrí que la casi totalidad de ellas era obra y milagro del gran diseñador Daniel Gil, uno de mis maestros y referentes. Podemos ver la tipo en cuestión en algunas portadas de Daniel Gil, como base para un lettering o con modificaciones que amplifican el poder de comunicación del propio diseño.

Por eso cuando en algunos post leo sobre la tipo “Benguiat” aplicada a la identidad de los productos “Hacendado” como una gran curiosidad, mi imaginario no puede más que tirar de recuerdos, para comprobar como la tipografía aplicada sin criterio puede funcionar por si sola (es el secreto de una gran fuente) o ser una mera casualidad de la que dudo mucho que su uso sea fruto de la tradición que define la tipografía en cuestión.

 

Kiko Sánchez
Diseñador Gráfico

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.